Hospitales del interior se caen a pedazos

El hospital del IPS de Encarnación y el distrital de Hernandarias se están cayendo a pedazos en cuanto a infraestructura edilicia y falta de especialistas. Los pacientes no solo deben luchar por los turnos, sino formar fila hasta para ir al baño.

Unos 400 asegurados asisten diariamente al Instituto de Previsión Social (IPS) de la ciudad de Encarnación deben pasar todo tipo de peripecias para acceder a una consulta. La cuestión se complica más si buscan un especialista, porque hay pocos y no dan a basto. Asegurados llegan al colmo de formar fila hasta para ir al baño, porque el nosocomio cuenta solo con uno en funcionamiento.

Juan Martínez, director del centro asistencial, afirmó que desde el mes de junio esperan mejorar su sistema de atención, para lo cual dice que ya solicitaron contar con más especialistas para cubrir con la demanda.

“A las 06:00 se abrirán tres ventanillas con tres funcionarios para agendar los estudios del día. Todos los que se hagan análisis de laboratorio, radiografía, ecocardiografía, mamografía, tomografías etcétera, se agendarán en el día en ventanilla, ya no por teléfono, no a través de aplicaciones web”, mencionó el director.

Hernandarias, también deplorable

Las condiciones del Hospital Distrital de Hernandarias también son lamentables, debido a las goteras que afectan a varias salas, incluyendo la de urgencias. Además, siguen desabastecidos de medicamentos e insumos, aunque según el director médico, Arturo Portillo, han estado peor en enero, febrero y marzo.