Jefes policiales a prisión

El juez Rolando Duarte resolvió este domingo que los altos jefes policiales que fueron detenidos en el marco del Operativo Espada guarden prisión preventiva en la Agrupación Especializada

El comisario Cristino Aranda, ex director departamental de Policía en San Pedro; el oficial primero Aldo Rodríguez, jefe del Grupo Especial de Operaciones (GEO), y Darío Figueredo, titular de la Comisaría 18ª de Santa Rosa del Aguaray fueron citados este domingo para la imposición de medidas.

El juez Rolando Duarte resolvió que los tres jefes policiales guarden prisión preventiva, con reclusión en la Agrupación Especializada, al ser miembros activos del cuadro de personales de la Policía Nacional.

En la misma dependencia policial ya estaban en carácter de detenidos y hoy el magistrado decidió que permanezcan allí mientras sean investigados.

Aranda, Rodríguez y Figueredo, imputados por extorsión agravada, fueron aprehendidos en el marco del Operativo Espada, al igual que otros policías implicados.

El Ministerio Público sospecha que los uniformados habrían exigido USD 100.000 a narcotraficantes para no retener la carga y que forman parte de una estructura liderada por los tres uniformados.

La investigación está a cargo de la fiscala Lorena Ledesma, quien los citó para prestar declaración indagatoria el sábado. Dos de ellos, Aranda y Rodríguez, se abstuvieron de declarar, no obstante, Figueredo sí declaró.

El 17 de mayo pasado se realizó el allanamiento en una pista clandestina en la localidad de Hugua Guazú, en el Departamento de San Pedro, en donde se encontraron 302 kilos de cocaína dentro de una aeronave con matrícula boliviana.

En aquella ocasión, seis agentes policiales identificados como el suboficial mayor José David Alonso Salinas; los oficiales primeros Édgar Diosnel Sosa Melgarejo y Juan José Benítez Achucarro; el suboficial principal Pablo Cabrera Escobar; el suboficial inspector Víctor Daniel Dávalos Peralta, y el suboficial Antonio Joel Quiñónez habrían ingresado al lugar y dispararon a la aeronave.

Luego redujeron a un grupo de personas en el lugar y les habrían exigido el monto a cambio de liberar la mercadería. Inclusive los habrían amenazado con matarlos y quedarse con la droga si no cumplían con el pago.

Los agentes de la Senad los sorprendieron y en principio los policías alegaron un “operativo de vigilancia”.Junto a ellos también fueron detenidos seis civiles, que posteriormente fueron imputados por tráfico internacional de droga, comercialización, posesión, facilitación de servicios en el tráfico para el transporte aéreo y terrestre, y extorsión agravada.