Policía denuncia a camaradas por secuestro

Un policía y su amigo denunciaron a otros dos agentes y a un militar por supuestamente privarles ilegalmente de su libertad y sacarles dinero el 9 de mayo pasado. El hecho, según el parte, ocurrió en Luque.

Un suboficial de policía llamado Gabriel González González, de 34 años y destinado a la Agrupación de Seguridad de la Policía Nacional, y su amigo José Luis Sánchez, de 61, denunciaron a otros dos agentes y a un militar por supuestamente secuestrarlos y meterlos en el calabozo de la Comisaría 28ª de Mora Cué, Luque, el pasado 9 de mayo.

Ambos hicieron la denuncia en la comisaría 3ª de Luque ayer, lunes. Los denunciados son los suboficiales Paulo Alsina y Darío Avezada —ambos de la Comisaría 28ª de Mora Cue, Luque— y el militar José Martín Cañete Rolón, de 25 años.

De acuerdo al parte policial, Alsina, Avezada y el militar Cañete fueron en la patrullera C281 el pasado 9 de mayo hasta una cancha del barrio 3 de Mayo de Luque, en donde González y Sánchez estaban jugando fútbol.

Allí, les dijeron a los dos que los acompañaran hasta la sede de la Comisaría 28ª de Mora Cue para hacer averiguaciones en torno a un hecho de invasión de inmueble, según se lee en el documento de denuncia. Tanto González como Sánchez aceptaron ir en su vehículo y fueron escoltados por la patrullera.

Una vez dentro de la sede policial, los dos denunciantes dijeron que fueron despojados de sus pertenencias y metidos en una celda. Allí, el agente Avezada y el militar Cañete les pidieron G. 5.000.000 para dejarlos ir. También aseguraron que el subcomisario de la 28ª de Mora Cue Víctor Bobadilla les maltrató verbalmente y asintió el hecho.

En un momento, José Luis Sánchez pudo hacer una llamada a su hijo Christian David Sánchez, quien es abogado. Posteriormente, el hijo de Sánchez, junto con un grupo de vecinos, fue hasta la comisaría para liberar a su padre y al suboficial González.

Los denunciantes indicaron que los implicados aceptaron devolver sus pertenencias y liberarlos de la celda. Los mismos hicieron la denuncia ayer, lunes 13 de mayo, por privación ilegítima de libertad y extorsión cuatro días después del supuesto hecho. La denuncia se radicó en la Comisaría 3ª de Luque por miedo a hacerla en la 28ª de Mora Cue, donde supuestamente ocurrió el hecho, que también fue denunciado ante la Fiscalía.