El Ciclón vence y es puntero

Con un doblete de Nelson Haedo Valdez, Cerro Porteño sufrió, pero venció 2-1 a Zamora de Venezuela y regresó a la cima, con 6 puntos, del Grupo E de la Copa Libertadores. El ex Olimpista Guillermo Paiva descontó y calentó la Nueva Olla por un gesto provocante.

Volvía la Copa Libertadores a la Nueva Olla. Y era la oportunidad para que Cerro Porteño regrese a la cima del Grupo E. Nacional ganó en Montevideo y llegó a los seis puntos en la llave. El Ciclón, que había superado a Atlético Mineiro en Brasil, recibía al rival más débil, en los papeles previos, de la serie: el Zamora de Venezuela. La visita cayó en Barinas contra el Bolso y estaba obligado a ganar para no quedar relegado en la clasificación.

Con un solo cambio con respecto al once que formó en Belo Horizonte y la presencia de Rodrigo Muñoz en el arco, los dirigidos por Fernando Jubero establecieron una superiodidad en el primer período, pero al juego le costó la profundidad y la claridad. Además, el rival salía de contrataque y avisó con un remate de Gallardo, quien superó al marcador paraguayo en una carrera y disparó un remate que fue desviado por el arquero uruguayo al tiro de esquina.

Después fue Cerro Porteño. Insistió con la producción colectiva, pero una inspiración individual rompió el cero en la Nueva Olla. El capitán Nelson Haedo Valdez recibió un pase desde la derecha de Salustiano Candia y cuando parecía que el balón le quedaba atrás, el delantero resolvió utilizando el taco. Colocó el balón al ángulo inferior izquierdo de Joel Graterol. El lujo, la calidad, la categoría, la experiencia, la jerarquía. Todo lo reunió el goleador para marcar el 1-0 y darle una tranquilidad al local sobre los 19'.

Sin otras situaciones de peligro, el primer tiempo se fue la ventaja mínima y guardó emociones y polémicas para el segundo período. Y en el arranque de la complementaria, otra vez Nelson Haedo Valdez fue el protagonista principal: encontró un pase atrás de Joaquín Larrivey en el área y de media volea ubicó la pelota hacia el ángulo derecho del portero venezolano para anotar el 2-0 parcial a los 3 minutos de juego.

Cuando parecía un duelo terminado y el rival abatido, Zamora tuvo un contragolpe que fue letal. El velocista Erickson Gallardo desbordó por derecha y envió un toque al medio para que Guillermo Paiva pudiera definir la acción con un mejor panorama.

Y fue así, el atacante no perdonó y descontó a los 7 minutos. El ex Olimpia calentó el estadio, no por el tanto, sino por el gesto de los tres dedos con respecto a las tres Libertadores del Decano. Además, generó la reacción de los futbolistas azulgranas como Juan Aguilar, quien fue amonestado, y Haedo Valdez.

Los últimos minutos del partido fueron de sufrimiento para el Ciclón. El rival buscó el empate, pero sin claridad. Fue por empuje y centros para incomodar, pero no tuvo ninguna ocasión clara. Y por su parte, el local no aumentó el resultado para sentenciar el juego. El ingreso de Hernán Novick le permitió un mayor dominio, pero uruguayo, Federico Carrizo y Diego Churín no fueron determinantes para darle una mayor tranquilidad al Azulgrana.

Pero Cerro Porteño ganó. Fue 2-1 con el León como bandera, que volvió a marcar un doblete por Libertadores ante un equipo venezolano y en la Nueva Olla. El Ciclón regresa a la cima de la llave y comparte el puesto con Nacional con 6 unidades. Los paraguayos y uruguayos jugarán en la tercera jornada y se enfrentarán en Asunción, el martes 2 de abril a las 18:45.