Ministerio detecta 430 asignaciones irregulares en el programa Tekoporã

Un total de G. 152 millones del programa, dirigido a hogares en situación de pobreza, se distribuían a familias con buen pasar económico. A la cabeza están Itapúa, Guairá y Caaguazú, según el censo.

Uno de los hogares beneficiados ostenta un hall dominado por un banco de madera maciza, brillante de barniz. Otro tiene un negocio de venta de bebidas y una antena satelital para la señal de cable.

Hasta automóviles encontraron en algunas de las casas de las familias que recibían el bono de pobreza, sin serlo.

El Ministerio de Desarrollo Social (MDS) detectó que 430 familias recibían dinero del programa Tekoporã, dirigido a hogares en situación de pobreza y pobreza extrema.

Las familias fueron dadas de baja, con lo que la institución ahorrará G. 152.180.000 para destinarlas a familias que realmente necesitan de dicha prestación que se entrega de manera bimensual.

Mediante un trabajo de control en varios departamentos del país, el Ministerio constató que estas familias presentaban buen pasar económico, de acuerdo con su respectivo índice de calidad de vida (ICV), aplicado en el marco del programa. Ese parámetro incluye como criterio de elegibilidad la condición de contar con menores de 0 a 18 años, mujeres embarazadas, adultos mayores de 65 años o más y personas con discapacidad.

Antoliano Cohene, director del programa Tekoporã, informó que desde setiembre del año pasado, se abocaron a la tarea de constatar las denuncias de numerosos casos de familias que cobraban sin ser sujetos del programa; a instancias del ministro Mario Varela, titular del MDS.

Apuntó que 145 familias fueron dadas de baja por suficiencia económica del Sistema Integral de Gestión de Participantes (Sigbe), de setiembre a noviembre del año pasado, y otras 275, de diciembre de 2018 a enero de 2019. A esto se suman nueve personas que “migraron de distrito” y una cuyo hijo cumplió la mayoría de edad.

“Cuando recibimos las denuncias de cobros indebidos por algunas familias, enviamos a los técnicos encargados de inclusión y registro para ver y aplicar de vuelta la ficha censal. Al aplicar esta ficha se percatan de que esas familias tienen el ICV superior al límite de inclusión y ahí automáticamente se les da de baja”, señaló el funcionario.

A la cabeza de la lista se encuentra el Departamento de Itapúa, con un total de 123 familias, lo que representa G. 46.030.000 destinados de forma bimensual.

Le siguen Guairá con 95 hogares (G. 32.220.000) y Caaguazú con 49 beneficiarios (G. 16.640.000).

Cohene señaló que desde hoy al 15 de febrero se estarán cerrando las verificaciones en los departamentos de San Pedro y Misiones.

En tanto que los distritos de Ñeembucú están siendo cotejados en este momento. “Sinceramente creemos que hay más y los depuraremos todos”, estimó al aseverar que “los recursos del Estado irán donde corresponde y no más a gentes que no merecen”.

Hubo casos –dijo– en que las personas que recibían ese subsidio se dieron cuenta de que se estaba realizando la verificación in situ, por lo que renunciaron automáticamente al programa. Algunos, inclusive, solicitaron devolver los montos recibidos.

Esto no descarta que haya más familias en situación irregular, “de buenas a primera son las que ya pudimos detectar y dar de baja”, refirió. Cohene concluyó que las familias que cobraron sin merecer serán puestas a disposición de la asesoría jurídica y talento humano del MDS.

Recursos serán redireccionados

Los cupos recuperados serán adjudicados a las familias que realmente necesitan de la ayuda económica y que hace tiempo estaban esperando, según el director de Tekoporã. Este programa social es el de mayor cobertura implementada: Llega a 157.525 familias a nivel país y está orientado a la protección y promoción de las familias en situación de pobreza y vulnerabilidad. Contempla dos componentes: acompañamiento sociofamiliar y comunitario y una transferencia económica para facilitar el ejercicio de sus derechos, principalmente a la salud, educación y alimentación.