Goleada gumarela en la huerta de Tuyucuá

Muy temprano en el partido, Libertad liquidó el pleito con General Díaz. Su rival fue demasiado endeble, además de que su técnico presentó un equipo muy inexperto. Pagó precio y el repollero pudo encarrilarse en el torneo.

Ganó con total justicia 4-0, merced a su mejor rendimiento, su potencia y la enorme diferencia que hubo entre uno y otro equipo.

Anotaron Antonio Bareiro, Adrián Martínez, Rodrigo Rivero y Oscar Cardozo de penal a poco de comenzar el complemento.

Los tres primeros fueron en la primera mitad y con el 75% del triunfo en mano, era poco lo que se podía hacer en la segunda mitad, tanto que fue el periodo más largo para ellos.

Es que mientras la formación ganadora hacía gala de su solidez y la prestancia de sus individualidades, el Militar quedó completamente absorbido.

Se vio irresoluto, desorientado y cada uno de los goles fueron prácticamente llegando sin esfuerzos para la representación que dirige Leonel Álvarez.

Aprovechando la flojísima resistencia luqueña, Libertad se reorienta en la tabla de ubicaciones del campeonato. Suma siete puntos y se pone a dos de Guaraní y Cerro Porteño, compartiendo calidad de escolta con River Plate.

General Díaz está totalmente extraviado. Acusa su tercera derrota seguida y va en caída libre. Tiene aún margen de tiempo para corregir, de lo contrario, la segunda vuelta del torneo lo puede encontrar sumergido en el lodo del promedio.