Papa hace historia en visita a Emiratos

El papa Francisco terminó ayer su visita a Emiratos Árabes Unidos, la primera de un Pontífice a la Península arábiga, con una histórica misa en un estadio en un país que autoriza la práctica del cristianismo con la condición de que sea discreta.

Más de 2.000 autobuses transportaron gratuitamente a los fieles desde todo el país hasta Abu Dabi. Un organizador dijo por altavoz que 170.000 personas, una afluencia inédita en Emiratos Árabes Unidos, asistían a la misa dentro y fuera del estadio más grande del país, el Zayed Sports City.

Antes del evento se había anunciado la distribución de 135.000 entradas para la misa que reunió a fieles de un centenar de nacionalidades, según la Iglesia local.

“Estoy tan contenta de estar aquí”, dijo Severine Mounis, de 49 años, una india residente en Dubai desde hace una década. “Es un regalo ya que no podemos viajar a la Ciudad del Vaticano”.

Stanley Paul, un paquistaní de 45 años residente en el país desde hace 14 años, acudió con su mujer e hijos. “Queremos que nuestras dos hijas, de 9 y 14, comprendan al Papa, que vean su sencillez”.

Francisco, fiel a su voluntad de mostrar la cercanía de la Iglesia con las periferias del mundo, vino a saludar casi exclusivamente a los trabajadores inmigrantes, muchos de ellos filipinos e indios.

El Papa, hijo de inmigrantes italianos en una Argentina multicultural, es muy sensible a las dificultades de las personas desarraigadas.

El papa Francisco admitió ayer que curas y obispos abusaron sexualmente de monjas, dijo en el avión de regreso a Italia desde Emiratos Árabes Unidos ante el requerimiento de una periodista. “Hubo curas y también obispos que hicieron eso”, dijo el Papa, que nunca antes había tratado este tema, pero lo consideró de actualidad en la Iglesia.

A su parecer, este fenómeno es posible encontrarlo en todas partes, pero está más presente en algunas congregaciones nuevas y en algunas regiones. “Hemos estado trabajando durante mucho tiempo sobre este asunto. Hemos suspendido a varios clérigos que fueron despedidos por esta causa”, señaló Francisco, sin mencionar nombres ni países.