Bolsonaro combatirá el marxismo y el alarmismo climático

Ernesto Araújo busca extirpar la ideología marxista-leninista del PT de las relaciones externas y con la transferencia de poder económico en favor de países no democráticos, en referencia a Cuba y Venezuela..

Ernesto Araújo, anunciado como futuro ministro de Relaciones Exteriores del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó ayer en un artículo que combatirá la ideología marxista en política exterior, incluyendo el alarmismo climático y las discusiones abortistas en foros multilaterales.

“Usted lector, ¿quiere acabar con la ideología (marxista) en la política externa de Brasil? Yo también quiero y esa fue la principal misión que el presidente me confió”, escribió el futuro canciller en un artículo publicado en el diario Gazeta do Povo.

De acuerdo con el veterano diplomático, el Partido de los Trabajadores (PT), la formación que gobernó Brasil durante 13 años con Lula da Silva y con Dilma Rousseff, convirtió la política exterior del país en una herramienta para difundir su ideología marxista, y su misión será desmontar ese mecanismo.

Entre los elementos marxistas que, en su opinión, el PT quiso introducir en esas relaciones del país citó el alarmismo climático, en una referencia a las advertencias científicas sobre los cambios climáticos que sirvieron de base a varios acuerdos multilaterales en cuyas negociaciones Brasil tuvo un importante papel.

Igualmente, citó las del tercermundismo automático, la adhesión a las discusiones abortistas y anticristianas en los foros multilaterales, y la destrucción de la identidad de los pueblos mediante la inmigración ilimitada. “Todos esos son elementos de la ideología del PT, es decir, del marxismo”, aseguró.

Araújo alegó que cuando cuestiona esos asuntos es acusado de querer introducir ideología a las relaciones externas y recibe peticiones para que no se posicione sobre los mismos. “¿Usted está contra la ideología?

Entonces es necesario que alguien entienda de ideología para oponerse. Para curar una enfermedad no basta con decir que la detestamos; es necesario conocer sus causas y manifestaciones, sus estrategias y sus disfraces. ¿Usted está a favor de la democracia? Entonces deje al pueblo brasileño entrar en la política externa”, indicó.