Brasil instalará radares en fronteras con Paraguay y Bolivia

Brasil instalará tres radares aéreos para control en baja altitud en las fronteras con Paraguay y Bolivia para combatir el tráfico internacional de drogas y armas, informó este martes el Gobierno

El Ministerio de Seguridad Pública transferirá 140 millones de reales (USD 36 millones) de sus recursos para que la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) compre los radares con los que fiscalizará de una manera más eficiente las fronteras del país.

El acuerdo fue firmado este martes en Brasilia por el ministro de Seguridad de Brasil, Raul Jungmann, y el teniente brigadier Nivaldo Luiz Rossato, comandante de la FAB.

"A partir de ahora, estamos reduciendo por vía aérea la posibilidad de que armas y drogas lleguen a nuestras ciudades y aumenten el miedo, la violencia y la fuerza de las facciones criminales", expresó Jungmann en una rueda de prensa.

"Tenemos cinco países vecinos que son o grandes productores o refinadores o paso de drogas, sustancias que, cuando ingresan por nuestras fronteras, se transforman en violencia, en tragedia", añadió el ministro.

Según Rossato, los nuevos equipamientos suplirán los fallos en la vigilancia de zonas de baja altitud, como algunas localidades en el estado de Mato Grosso do Sul, fronterizo con Bolivia y Paraguay, y la región por donde más entran aeronaves ilegales en el país.

Esos denominados "puntos ciegos", que son aprovechados por los contrabandistas, son vigilados actualmente por las autoridades brasileñas con aviones cuyo mantenimiento anual es de USD 36 millones, el mismo valor que costarán los radares, pero estos últimos con una vida útil de 20 años.

Para la compra de los radares, el Gobierno brasileño abrirá un concurso público y la estimativa es que comiencen a operar a partir del próximo año con el ultraderechista Jair Bolsonaro ya en la Presidencia de Brasil.

Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985), ha prometido "mano dura" para combatir el crimen organizado.

Para ello, nombró como futuro ministro de Defensa al general Fernando Azevedo e Silva, uno de los varios militares a los que ha llamado para formar su gabinete.

Al frente de la cartera de Justicia eligió al juez Sergio Moro, que dirigió la operación Lava Jato contra la gigantesca trama de corrupción destapada en la petrolera estatal Petrobras.