Así dan la “bienvenida” a Piloto en cárcel de máxima seguridad en Brasil

Marcelo "Piloto" Pinheiro fue fichado y recluido en la cárcel Federal de Catanduvas, Paraná, prisión de máxima seguridad donde están los presos más peligrosos del Brasil. Allí luce un "look" completamente diferente a lo que tenía acostumbrado y además ya no goza de sus beneficios.

Con la cabeza rapada y sin su barba “candado”, así fue fichado el nuevo interno del Presidio Federal de Catanduvas, una de las cinco prisiones de máxima seguridad administradas por el Gobierno Federal y a las que son destinadas los presos más peligrosos de Brasil.

Una vez entregado por las autoridades paraguayas, “Piloto” Pinheiro fue llevado bajo un fuerte contingente de seguridad hasta una comisaría de la zona, desde donde luego fue trasladado en un avión de la Policía Federal hasta la prisión, donde deberá afrontar un duro régimen penitenciario.

En dicha cárcel, los reclusos pasan 22 horas diariamente dentro de sus celdas, reciben menos visitas y hay una mayor vigilancia y control.

La reclusión del narcotraficante en Catanduvas fue ordenada por el juez de ejecuciones penales de Río de Janeiro Rafael Estrela Nóbrega, a petición de la secretaría regional de Seguridad Pública, para evitar que Pinheiro entre en contacto en alguna cárcel local con sus cómplices del Comando Vermelho, la mayor organización criminal que opera en Río.

“La excepcionalidad de la medida para que el condenado no ingrese en el sistema penitenciario de Río de Janeiro se justifica debido a todo su histórico reciente mientras estuvo bajo custodia en Paraguay, así como a la logística alegada por las agencias de seguridad, que consideran Catanduvas como una opción de menor costo y mayor eficacia”, afirmó el juez en su decisión.

Catanduvas, municipio en el interior de Paraná, estado fronterizo con Paraguay y Argentina, está ubicada a 1.390 kilómetros de Río de Janeiro y a 200 kilómetros de Foz do Iguazú.

El juez citó en su decisión los dos intentos de narcotraficantes de rescatar a “Marcelo Piloto” de su reclusión en Paraguay, así como el asesinato de una joven, con el que el narcotraficante quería evitar que las autoridades paraguayas lo extraditaran a Brasil.