“Las herederas” gana el premio de Netflix y va por los Fénix

“Ha sido una grata sorpresa la repercusión que ha tenido el premio Netflix –que se entrega este año por primera vez– a una ópera prima”, destacó el cineasta paraguayo Marcelo Martinessi mientras se prepara para competir hoy con “Las Herederas” en los Premios Fénix.

Un total de 15.000 dólares para distribución y el apoyo técnico de la plataforma de streaming se adjudicó el cineasta, al recibir el premio a la Mejor Ópera Prima del cine iberoamericano, dejando atrás a realizadores de Argentina, Brasil, España y Cuba.

El galardón se anunció en la apertura de la semana de los premios Fénix al Cine Iberoamericano, que se entregarán hoy en la ciudad de México, a partir de las 20:30 (23:30 de Paraguay), y que será transmitido en vivo a través del canal Golden.

“Las herederas” cuenta con seis nominaciones en las categorías de Dirección, Diseño de Arte (Carlo Spatuzza), Fotografía de ficción (Luis Armando Arteaga), Guión (Martinessi), Sonido (Daniel Turini, Fernando Henna, Rafael Álvarez, y Ariel Henrique) y Mejor Película de Ficción.

El filme es el tercero más nominado para esta quinta edición de los premios, antecedida por la colombiana “Pájaros de verano” y la argentina “Zama”, que tienen nueve y ocho nominaciones, respectivamente.

“El cine es un esfuerzo colectivo y cada vez que recibimos un reconocimiento me parece muy importante destacar la suma de esfuerzos que hizo posible esta película. Vinimos hasta ciudad de México en compañía de Sebastián Peña Escobar (productor), Ana Ivanova (actriz) y Fernando Henna (director de sonido)”, destacó Martinessi.

Expresó su alegría por las nominaciones que tiene “Las herederas” y sostuvo que más allá de los premios, la experiencia de estar en este espacio de intercambio con profesionales de toda la región es muy enriquecedora.

“Guionar y dirigir una primera película en cine es hurgar en la memoria de imágenes, sonidos y silencios que hay dentro de la cabeza de uno, para llegar a entender por qué hay allí una historia que tiene urgencia de ser narrada. Y viniendo de un país donde aún es tan difícil hacer cine, el proceso era casi como tener una cámara analógica con un rollo de una sola foto”, manifestó el cineasta.

Agregó que en esta situación “entonces nos toca recorrer las experiencias de vida observando –y también escuchando– para saber en qué momento específico hacer un ‘click’, que luego al ser revelado cuente un poco más de ese lugar del mundo al que uno pertenece”.

Martinessi adelantó además que tras la ceremonia de los Fénix viajará a presentar la película a festivales de Estocolmo, Oslo y Liubliana, en Suecia; y Ginebra, Suiza.

Acompañará funciones en Berna y Zurich, para luego ir a París donde la película se estrenará a fin de mes.