Podría finalizar el comercio fronterizo

Brasil ya tiene aprobada y reglamentada una Ley de Duty Free que permite la venta de productos importados con un impuesto mínimo en sus ciudades de frontera, si se impulsa su implementación significaría el fin de nuestro comercio fronterizo, expresaron representantes del sector comercial de la frontera Pedro Juan Caballero – Ponta Porá.

Comerciantes y directivos de los grandes centros comerciales  de Pedro Juan Caballero, coincidieron con que los operadores de los Duty Free van a abrir sus locales con impuestos menores al impuesto que pagan los comerciantes de Paraguay actualmente.

 “Para productos de importación se abonará el 6% de impuestos y para productos nacionales del Brasil un 3%”, acotaron. En cambio recalcaron que en Paraguay los impuestos son de 15% a 30%.

“La frontera esta terrible porque, varios comerciantes están trabajando con pérdidas. Estamos esperando respuestas del Estado, nos dijeron que el gobierno está analizando la posibilidad de bajar los impuestos, pero no se trata solo de bajar los mismos sino de evitar poner excesivas restricciones arancelarias”, señalaron.

Agregaron que existe en Brasil restricciones no arancelarias, las tiendas van a pagar el 6% de impuestos para productos importados y 3% para productos nacionales brasileños, además de eso no va a tener algún tipo de restricción para importar alimentos, bebidas y productos de salud a diferencia de Paraguay.

Hoy, para importar los mismos productos en Paraguay, se tienen medidas muy burocráticas, en cambio en Brasil a los Duty Free no se le exige registros de esos productos porque ellos entienden que estos circulan libremente en otros países como Estados Unidos, dijeron.

COMERCIOS

Afirman que los comercios van a pasar por momentos muy difíciles y podrían cerrarse porque no van a poder competir con impuestos tan bajos. Entienden que el Estado, tiene la necesidad de recaudar impuestos, pero cuando ocurre una situación como la de Brasil, hay que reaccionar”, expresó.

Explicó que es como cuando la competencia vende mucho más barato, entonces uno tiene que acompañar los precios, osino se quedará sin clientes y se dejará de vender.

También Enrique López Arce, director de empleo, manifestó que la situación representa una alerta, sobre todo para los empleos de la zona.

“Hay que ver cómo reaccionan los brasileños, si deciden quedarse y comprar en su país con la liberación de los impuestos o cruzar hacia Paraguay”, dijo.

Concluyó diciendo que hay que monitorear cómo estaría aconteciendo el comercio en frontera con la nueva reglamentación de impuestos para Duty Free.