Superclásico curepa en la final

Boca Juniors empató 2-2 con Palmeiras (marcó Gustavo Gómez) en Brasil y avanzó a la final de la Copa Libertadores. La definición del título será nada más y nada menos que contra River Plate: la ida en la Bombonera y la vuelta en el Monumental.

Boca Juniors empató 2-2 con Palmeiras en Sao Paulo y certificó el pase a su undécima final de la Copa Libertadores de América. La serie será nada más y nada menos que ante River Plate, en una edición inédita del superclásico argentino en la definición del título.

El Xeneize llegaba con la tranquilidad de la victoria 2-0 que consiguió en la Bombonera y confirmó su clasificación con un empate en territorio brasileño en el que volvió a ser fundamental Darío Benedetto. Ramón Ábila adelantó a los argentinos a los 17 minutos tras un error de concentración de la defensa del Verdao.

La clasificación parecía asegurada, pero los brasileños despertaron en la segunda mitad y remontaron el marcador en menos de diez minutos. Luan devolvió las tablas al marcador a los 52 y el paraguayo Gustavo Gómez anotó, desde el punto de penal, a los 60. El equipo de Scolari vio además como el VAR le anulaba un gol al inicio del partido por posición adelantada de Deyverson.

Pero Benedetto, que ya marcó los dos goles en La Bombonera, salió desde el banco y enterró el sueño de los paulistas a los 69 minutos. Boca Juniors buscará ahora su séptimo título de Libertadores.