Gobernador brasileño guardaba sus millones de coimas en Paraguay

El exgobernador del estado de Paraná (Brasil), Beto Richa, enviaba parte de las coimas que cobraba al Paraguay, según declaró un delator, lo que vincula fuertemente el Lava Jato con nuestro país. Richa es uno de los que más contactos tuvo con políticos paraguayos, por diversos motivos. Desde "propinas" del peaje para arriba cobraba el político, que incluso llegó a recibir un auto deportivo super lujoso con matrícula paraguaya.

Las declaraciones fueron hechas por Nelson Leal Junior, exdirector del departamento de Rutas del estado de Paraná, quien sostuvo que había todo un esquema de “propinas” de varias empresas que tenían contratos con la Gobernación. Las coimas iban del 1 al 3% del monto de las licitaciones, afirmó, según publica este jueves el diario O Globo.

Las recaudaciones provenían de al menos seis organismos estatales –incluyendo el departamento de Rutas, el puerto de Paranaguá, Sanepar, Receita Estadual, Fomento Paraná y otros. El propio declarante, Nelson Leal, relató que se encargaba de las recaudaciones, junto al hermano del gobernador, Pepe Richa y otro funcionario. La Procuraduría afirma que había toda una organización criminosa en el gobierno estadual.

Aparte de sus frecuentes contactos con políticos paraguayos, Richa había llamado la atención a principios de junio del año pasado cuando compró una impresionante Ferrari que tenía una chapa paraguaya, aparentemente falsa:

Entre sus contactos con las autoridades paraguayas, Richa se reunió en junio del 2014 con el presidente Cartes y el entonces ministro Germán Rojas en Mburuvicha Roga. Vino acompañado de una delegación de autoridades brasileñas –según explicaron- para estrechas relaciones.

Además, en enero del 2011, Richa había recibido a Blas Llano, también con el fin de fortalecer relaciones bilaterales. Por su parte, Mario Ferreiro y Hugo Ramírez también llegaron a entrevistarse con Richa, en el 2016, en misión oficial.