Bruna Marquezine, harta, dice que el cuerpo de la mujer no está para agradar al hombre

La novia de Neymar se hartó de los comentarios sobre su delgadez y habló en nombre de las mujeres que sufren cuando se colocan frente a un espejo.

Bruna Marquezine es actriz y actual pareja del futbolista Neymar. En los últimos meses ha sido criticada por usuarios y periodistas por su extrema delgadez que mostró para el papel de la princesa Catalina. Cansada de todo esto, grabó un video que publicó en las redes sociales para terminar con este tipo de comentario.

La modelo reivindicó un mensaje feminista, al señalar el pensamiento patriarcal que predomina en las redes sociales cuando se le dice a una mujer qué debe vestir y cómo debe lucir: "Los “chatos” de turno van a decir que soy una persona pública, que he publicado una foto en Instagram, entonces la gente puede dar su opinión. No. No pueden".

Marquezine explicó que tiempo atrás padeció este tipo de comentarios y reveló una etapa oscura de su vida: "Tomaba laxantes todos los días, por más de tres meses. Junto con todo esto he tenido depresión, no sólo por eso, pero principalmente por esos motivos, cuestiones de autoestima, por no aceptarme, no sentirme bastante bonita. Tomaba laxantes todos los días y me alimentaba mal".

"La gente comentaba que estaba un poco gordita, mejilla, cadera ancha. Y yo creí", detalló. "Yo ya estaba sana y decidí, de forma responsable, adelgazar para un personaje (Catalina). Creí en la opinión ajena y empecé a detestar mi cuerpo. Creía que tenía que adelgazar de todos modos".

La actriz, remarcó además que muchas de las críticas provienen de otras mujeres y pidió que modifiquen su mentalidad: "Es horrible ver a las mujeres con ese raciocinio machista. ¿En qué año estamos viviendo?". Por último, señaló que aquellas personas que critiquen las publicaciones de otras, deben saber que sus palabras producen un efecto negativo y que deben "ser responsables" con lo que escriben en las redes.

El mensaje completo:

Perdí peso, con acompañamiento de mi nutricionista, de mi médico, haciendo exámenes, viendo si estaba todo bien. En ese momento dijeron que yo había adelgazado, pero eso no es verdad... Descubrí que estaba con un problema de tiroides, nada grave, ya está resuelto. Fue muy bueno porque empecé a cuidarme. Perdí peso para el personaje y me cuidé mucho.

¿Por qué estoy hablando todo esto? Para aclarar esa cosa de la tiroides, porque hay gente hablando que estoy flaca por eso. Ya está resuelto. Perdí peso a causa del personaje, no tengo la intención de adelgazar más. No estoy preocupada por ello. Estoy feliz con mi cuerpo, no estoy haciendo dieta, estoy comiendo lo que quiero. Estoy comiendo tonterías, pero me gusta comer sano. Pero, ¿por qué estoy hablando todo esto?

Motivo número uno, ser sincero es diferente de ser inocente y maleducado. Si una persona te pregunta tu opinión, debes decir la verdad. Si la persona no pregunta, debes callarte. Los “chatos” de turno van a decir que soy una persona pública, que he publicado una foto en Instagram, entonces la gente puede dar su opinión. No. No pueden.

No estoy hablando de que no pueden hacer críticas en mis fotos. Si su crítica es ofender, lastimar, haciendo que esa persona se sienta mal con su cuerpo, por más que sea sin intención… No lo haga. No comente. En ninguna de mis leyendas pregunté si creen que estoy bonita.

Si estoy demasiada delgada, si debo engordar, y normalmente la gente no pregunta. Entonces, ¿por qué hablar? ¿Por qué perder su precioso tiempo haciendo cualquier tipo de comentario que no es constructivo?

La gente necesita parar con eso. Yo veo a las mujeres criticando a otras, estamos en una época de aceptación! "Ay, está muy delgada, el hombre le gusta la carne". ¡Mándalo a la churrasquería si quiere carne! Es mentira, no es para mandar a la churrasquería, porque nadie debería comer carne porque es una crueldad, pero eso es otro asunto.   

Es hora de cambiar ese raciocinio, esa forma de pensar. Nuestro cuerpo, mujeres, no fue hecho para agradar a los hombres, para agradar a nadie. La gente tiene que estar sana y feliz. Es horrible ver a las mujeres con ese raciocinio machista. ¿En qué año estamos viviendo?

Estos comentarios, ingenuos, inocentes, "consejos", provocan que la gente comience a mirarse diferente. En ese momento, uno se mira al espejo y comienza a ver a la gente que nunca había visto, que ni existen y se vuelven verdades muy fuertes dentro de uno. Los comentarios hacen que la gente deje de amarse, de sentirse hermosa. Eso es muy serio. (…) Tantas mujeres con trastornos alimenticios. De ahí viene una genia y dice que parece que estoy con anorexia y que yo tenga cuidado. Gracias! ¿Si tuviera  anorexia, usted habría salvado mi vida? No, no habría salvado mi vida. Usted probablemente habría empeorado mi situación. 'Bruna, ¿por qué te importa? Son personas “chatas”, comentarios tontos'. No, son comentarios irresponsables. Lo que ustedes están haciendo es gravísimo.

Yo sé que surgieron otros chats de turno para hablar que no tengo ni el derecho de hablar sobre eso porque no sufrí con trastorno alimenticio. Pero yo ya sufrí, y mucho, con disturbio de imagen. Porque en esa época, la gente comentaba que estaba un poco gordita, mejilla, cadera ancha. Y yo creí.

Esto fue un poco antes de la época en que tuve que adelgazar para la novela. Yo ya estaba sana y decidí, de forma responsable, adelgazar para un personaje. Creí en la opinión ajena y empecé a detestar mi cuerpo. Creía que tenía que adelgazar de todos modos. Yo tomaba laxante todos los días, por más de tres meses. Junto con todo esto he tenido depresión, no sólo por eso, pero principalmente por esos motivos, cuestiones de autoestima, por no aceptarme, no me parece bastante bonita, por lo que no me parecía lo suficientemente bueno para nada. Tomaba laxante todos los días y me alimentaba mal. O no comía o comía tonterías. Yo no sentía placer en tener una buena alimentación y cuidar de mí. No me estaba amando.

Es obvio que tenía problemas de salud y empecé a asustarme. Mi depresión avanzó, empecé a tener actitudes que empezaron a asustarme y me fui detrás de ayuda. Estoy contando un resumen, ¿verdad? No fue simple y rápido así. No tuve fuerzas para ir detrás de la ayuda sola, mi familia empezó a percibir, muy pocos amigos percibieron lo que estaba pasando. En realidad, ningún amigo sabía de hecho lo que estaba pasando. Quienes percibieron fueron mi madre, mi padre, mi hermana, quien vive conmigo, y que me animaron a buscar ayuda.

Yo necesité a mi familia. En un momento dado no entendía mucho. Sólo sabía que estaba muy infeliz, que no me gustaba. Y yo sufría mucho, ya estaba asustada con aquello. Con los problemas de salud y con mis actitudes conmigo mismo. Después de hacer terapia, conseguí estar sana mental y físicamente de nuevo.

Después de eso, después de estar sana y estar feliz con mi cuerpo, Catalina surgió en mi vida y de forma responsable y consciente dije que quería adelgazar para Catalina. Yo soy actriz, mi herramienta de trabajo es mi cuerpo y necesitamos cambiar la apariencia para hacer personajes. Me sentí preparada y bien para pasar por eso.

Cuando vi el resultado de la imagen de Catalina en la televisión, me sentí muy feliz, los directores también. La novela terminó y es eso, estoy feliz. Es eso. Por última vez voy a decir que estoy feliz, sana y no le estoy preguntando a nadie la opinión de mi cuerpo.

Y para todas las personas que hacen este tipo de comentarios en las fotos de otras personas, empiecen a reflexionar sobre la responsabilidad de ustedes y las consecuencias que las palabras de ustedes pueden tener. Nuestras palabras pueden bendecir o maldecir la vida de otra persona. Son responsables. No es sólo un comentario. Esto puede afectar mucho a quien está leyendo. Tengo sentimientos y soy un ser humano. Entonces ten cuidado con lo que dices, no sólo para mí, sino para cualquier persona.

www.infobae.com