El terremoto en Japón causó al menos nueve muertos y hay decenas de desaparecidos

El fenómeno provocó deslizamientos de tierra en una aldea de la isla norteña de Hokkaido, Ya hubo decenas de réplicas del sismo.

Los devastadores deslizamientos de tierra provocados por un poderoso terremoto de magnitud 6,6 en el norte de Japón se cobraron al menos nueve vidas hasta este jueves, y todavía hay decenas de desaparecidos debido a que las casas quedaron sepultadas.

Múltiples deslaves a gran escala golpearon un área escasamente poblada, que también fue golpeada por el borde de un poderoso tifón que surgió en Japón a principios de esta semana.

Las vistas aéreas mostraban docenas de casas destruidas en la parte inferior de una colina, con un helicóptero de rescate que acercaba a un residente a un lugar seguro.

Alrededor de tres millones de hogares perdieron energía después de que el terremoto dañó una importante planta térmica que abastece a la región.

La central nuclear de Tomari en Hokkaido se vio obligada a recurrir a la energía de respaldo de emergencia para mantener funcionando su sistema de enfriamiento, dijo la cadena de noticias NHK.

Kazuo Kibayashi, un funcionario de la ciudad de la ciudad de Abira, dijo a la AFP: "Hubo una sacudida repentina y extrema. Sentí que fue hacia los lados, hacia arriba y hacia abajo, durante unos dos o tres minutos".

"Todo se detuvo antes de que comenzaran los temblores. Sentí que venía en dos ondas. Tengo 51 años y nunca había experimentado algo así. Creí que mi casa se derrumbaría. Todo dentro de mi casa quedó revuelto", agregó.

Momentos después del terremoto inicial, una réplica de 5,3 grados sacudió el área y docenas de réplicas siguieron durante toda la noche y hasta la mañana.

Akira Fukui, de la ciudad principal de Sapporo, dijo a AFP: "Me levanté alrededor de las 3 de la madrugada con una sacudida vertical. Encendí la luz, pero se apagó poco después. Todos los semáforos están apagados y no hay electricidad en funcionamiento".

No se emitió ninguna advertencia de tsunami después del temblor relativamente poco profundo, que azotó 62 kilómetros (39 millas) al sureste de la capital regional, Sapporo.

"Haremos nuestro mejor esfuerzo para salvar vidas", dijo el primer ministro Shinzo Abe después de una reunión de gabinete de emergencia.

NHK informó que nueve personas perdieron la vida, muchas de ellas en la aldea de Atsuma, donde el deslizamiento de tierra envolvió las casas. Treinta y tres personas seguían desaparecidas, agregó la emisora.

Los medios locales dijeron que los muertos también incluyeron a un hombre de 82 años que se cayó por las escaleras en su casa durante el terremoto y que alrededor de 130 personas sufrieron heridas leves.

Alrededor de 20.000 rescatistas, entre ellos policías y miembros de las Fuerzas de Autodefensa, respondieron al desastre, dijo el portavoz gubernamental Yoshihide Suga. Se espera que otras 20.000 tropas de SDF se unan al esfuerzo.

"Exhorto a las personas en áreas sacudidas por fuertes temblores a que permanezcan tranquilos, presten atención a la información de evacuación … y ayúdense unos a otros", agregó Suga.

"Va a llover (en Hokkaido). Tenga mucho cuidado con los deslizamientos de tierra", advirtió el vocero.

Japón todavía se está recuperando del peor tifón que azotó al país en 25 años, que azotó la parte occidental del país el martes, cobrándose al menos 11 vidas y causando daños importantes al principal aeropuerto de la región.

INFOBAE