Cuatro intoxicados tras supuestamente consumir empanadas

Cuatro personas, entre ellas un menor de edad, resultaron intoxicadas este miércoles en horas de la tarde frente a una vivienda del barrio Mariscal Estigarribia donde -según dijeron- estaban compartiendo y de repente se sintieron mal después de haber comprado empanadas de una mujer y consumirlas. Con síntomas de náuseas y vómitos fueron hasta un sanatorio privado, donde para pillar cuál era su problema se les sometió a análisis de orina, que dieron resultado positivo a marihuana.

Los afectados fueron Pedro Leonardo Aquino Barba, de 25 años, domiciliado en el asentamiento Santa Ana; Silvio Leonardo Rojas Vargas, de 42 años, agricultor, domiciliado en el mismo lugar que el anterior; Sebastián Ramón Paredes Villalba, de 30 años, domiciliado en el lugar del hecho, calle General Bruguez y Colón, del barrio Mariscal Estigarribia, e I.G.F.R; menor de 16 años,  domiciliado en el asentamiento Virgen de los Pobres.

La policía fue accionada a través de una llamada recibida en la oficina de guardia de la Comisaría 1ª  por los responsables del sector de urgencia de la clínica “San Lucas” y una vez en el lugar los agentes dialogaron con las víctimas, quienes contaron que estaban compartiendo entre amigos en frente al domicilio de Sebastián Paredes, momento en que llegó una mujer desconocida para ellos, de unos 25 a 30 años, ofreciendo empanadas y que compraron algunas de ella, y que minutos después de haberlas consumido empezaron a sentir nauseas, mareos y vómitos, razón por la cual acudieron a la mencionada clínica en busca de asistencia.

Los intervinientes fueron informados que los pacientes llegaron a eso de las 17:00 horas aparentemente bajo los efectos de algún estupefaciente, y que tras ser sometidos a análisis de orina la prueba arrojó resultado “positivo a intoxicación con supuesta marihuana”.

Se dio intervención a personal de la regional de Investigación Criminal que recabaron datos de lo ocurrido.

Se comunicó lo actuado a la Agente Fiscal de turno abogada Camila Rojas, quien dispuso que una vez concluida la asistencia médica las victimas puedan retirarse a sus domicilios y los antecedentes sean remitidos al Ministerio Público.