Policías, antidrogas de la Senad, militares y hasta aduaneros cobraban coimas a narcos

Casi todas las unidades policiales de Canindeyú, la Senad, la Caballería, funcionarios de la Fiscalía, Aduanas, Puertos y Detave cobraban coimas fijas y por cada carga de marihuana que llegaba al Brasil, según la agenda de los narcos que fue encontrada tras un operativo en Salto del Guairá

El miércoles último, los fiscales Marcelo Pecci, Elva Cáceres, Carlos Alcaraz y Alicia Sapriza, junto con un grupo de agentes especiales no corruptos de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), desbarataron una red que llevaba toneladas de marihuana hacia el Brasil en lanchas rápidas que cruzaban el río Paraná, en Salto del Guairá.

En uno de los cinco allanamientos, la comitiva halló 16 toneladas de marihuana prensada y una serie de anotaciones de coimas pagadas por la organización.

La nómina, obviamente, incluía a casi todas las autoridades de seguridad de la zona, lo que motivó la intervención de la unidad de Asuntos Internos de la Policía, para investigar a sus efectivos corruptos.

A partir de entonces, empezaron a saltar datos sueltos sobre el esquema criminal. Seguramente, en el marco de una estrategia para no quedar pegados a la investigación, algunos policías que aparentemente no integraban la rosca filtraron a ABC Color varios de los montos que supuestamente recibían sus camaradas de parte de la red desbaratada.

La banda de narcos era comandada por los ahora encarcelados Flaviano Giménez y su hijo Flavio Junior Giménez Spaini.

Padre e hijo utilizaban a su vez la estructura logística del exmilitar Jorge Daniel Zorrilla Vera, quien montó una transportadora detrás del predio donde funcionan la Aduana, Puertos y Detave de Salto del Guairá, cerca del puerto de balsas de la ciudad.

De hecho, en el depósito del exmilitar fueron encontrados hace seis días los 15.968 kilos de marihuana que debían llegar al Brasil.

La sólida red contaba con la complicidad del asistente fiscal Wilson Gauto Campuzano, de la Unidad Antidrogas local, quien avisaba a los narcos de cualquier operativo planificado en la zona. Supuestamente, este cobraba G. 2.000.000.

Aunque hay ocho recluidos por el caso, aún permanecen fugitivos los mellizos Wilson Rubén Cáceres González y Wilson Darío Cáceres González, este último expolicía, quienes también participaban en el proceso de traslado de las cargas de drogas desde los campos de producción hasta la fonteriza ciudad de Salto del Guairá, obviamente pagando coimas a su paso para abrirse camino sobre la Ruta 10.

Comisario está abierto a investigación

El director de Policía de Canindeyú, comisario general Hermógenes García, cuyo cargo es mencionado en la lista de coimas que pagaban los narcos capturados en Salto del Guairá,

declaró ayer estar abierto a cualquier investigación y aseguró que no tiene ningún nexo con la estructura criminal caída.

Dijo que esos apuntes pueden ser de épocas anteriores y remarcó que si algún agente a su cargo está complicado con la banda de traficantes, será el primero en impulsar una investigación.

Por otro lado, el fiscal Marcelo Pecci aclaró en el programa Crimen y Castigo de ABC TV que los agentes especiales de la Senad en Salto del Guairá no fueron avisados del operativo que se iba a hacer. La citada oficina aparece como una de las beneficiadas con los sobornos.