Agentes de Investigaciones denunciados por un presunto hecho de secuestro y extorsión

Una confusa experiencia le tocó vivir a un ciudadano de 32 años, quien en contacto con la 570 AM radio Amambay afirmó haber sido secuestrado y extorsionado por agentes de Investigaciones de la Policía Nacional, quienes lo habrían abordado en Ponta Porã para exigirle -según dijo- 50 mil dólares americanos para no ir preso. Luego, mediante una argucia, logró que los presuntos policías lo llevaran hasta su domicilio, en el barrio Perpetuo Socorro de Pedro Juan Caballero, donde finalmente logró zafarse de los mismos. La denuncia fue presentada este lunes ante la agente fiscal, abogada Sandra Cecília Díaz.

El denunciante, Aníbal Enrique Calonga, de 32 años de edad, en diálogo con nuestro cronista Humberto Coronel, señaló que en la noche de este domingo estaba paseando con tres amigos por la avenida Brasil de Ponta Porã en su vehículo, una Toyota Fortuner de color blanco, chapa LAL 0006, cuando fueron abordados por hombres armados con fusiles que dijeron ser policías que se movilizaban también en otra camioneta de color blanco con chapa paraguaya.

Refirió Calonga que los sujetos los abordaron y dos de ellos le apuntaron con sus armas y se subieron en la parte trasera de su vehículo, donde recién se identificaron como supuestos agentes de Investigaciones de la Policía Nacional y le dijeron “vos ahora te vas a ir preso”.

Siguiendo con su relato, la supuesta víctima les preguntó el porqué, si nada había hecho, momento en que uno de ellos supuestamente le exigió 50 mil dólares americanos para dejarle tranquilo.

“Ustedes están locos, yo no tengo esa suma”, habría respondido el afectado para después presuntamente engañarles con la historia de que tenía solo 20 mil en su casa con el único fin de que le pasaran hacia Pedro Juan y le arrimaran a su vivienda. Y así fue que a eso de las 19:00 horas llegaron hasta las inmediaciones de Iturbe entre Carlos Antonio López y Mariscal López, donde el hombre accionó el control remoto de su portón y logró ingresar en su vivienda llevando a los dos policías atrás y a uno de sus amigos en el medio de ellos.

Posteriormente -siguió relatando Calonga-, apareció la esposa del dueño de casa, quien conversó con ellos, para después abrir el portón, lo que fue aprovechado por uno de los presuntos agentes para salir, mientras que el otro -un moreno de blusa roja- quedó adentro, momento en que le dijo que iba a llamar a su abogado mientras le filmaba con su celular. En ese momento el pretendido agente policial le habría advertido de que “ya le encontraría por la calle”.

El hombre desmintió la versión policial de que había sido perseguido y alcanzado en la vecina ciudad, y según su forma de ver habría sido confundido con otra persona por la que los agentes aparentemente estaban “pescando” para hacer con ella lo que finalmente le tocó vivir a él.

En la mañana de este lunes el afectado se presentó ante la unidad fiscal a cargo de la abogada Sandra Cecilia Díaz para formular la denuncia correspondiente.