Familiares de Edelio cierran ruta V y exigen presencia de altas autoridades

La familia del suboficial Edelio Morínigo exige la atención y el compromiso del ministro del Interior, Ariel Martínez, y del comandante de la Policía Nacional, Luis Rojas. Pide que estos se hagan cargo de la investigación del paradero del cuerpo del suboficial.

Con cierres intermitentes de 20 minutos sobre la ruta 5, frente al cuartel de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), familiares y amigos del suboficial exigen respuestas de las autoridades nacionales.

La siempre luchadora Obdulia Florenciano, madre del uniformado secuestrado por el EPP, amenazó con crucificarse este martes a las 7.00 si no tiene noticias de las pesquisas acerca del paradero de Edelio, quien, de acuerdo a los panfletos encontrados en la zona de conflicto, está muerto.

Si antes no aparecen Martínez ni Rojas para dar explicaciones, la mujer se estaría clavando a una cruz frente al cuartel. "Mi hijo prestaba servicio a la Policía Nacional. ¿Y el ministro? ¿Y el comandante? Ellos ahora tienen que estar de nuestro lado, poniendo el pecho", reclamó.

El único que salió a recibirla fue el comandante de la FTC, Raúl Grau, quien sí se comprometió a seguir trabajando en la zona hasta obtener información del suboficial, informó NoticiasPy.

Florenciano, incluso, dijo ser consciente de que no será el mismo EPP el que acerque la información a la Policía Nacional, pero sí espera que las autoridades acompañen a la familia.

Criticó que hace cuatro días les dieron a conocer el panfleto donde se informaba de la muerte de Edelio y que los policías –en el transcurso de estos días– no pasaron ni frente a su casa.

"Así como vos vestís tu uniforme, mi hijo vestía el suyo y tenía los mismos derechos que vos", manifestó dirigiéndose a Grau, a quien aclaró que la medida de fuerza no era en contra suya ni de la FTC, sino contra las autoridades que "brillan por su ausencia" en el norte del país.

Finalmente, anunció que no solo podrán presionar con su crucifixión, sino que también planean cierres permanentes de la ruta 5.