“Consuelo” que da la FTC: “Haremos todo lo posible”

El comandante de la FTC, Héctor Grau, garantizó una vez más a doña Obdulia Florenciano que harán todo lo que esté a su alcance para traerle noticias certeras sobre su hijo, el suboficial Edelio Morínigo, quien fue secuestrado hace 1.382 días.

El comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta salió a dialogar con doña Obdulia, quien esta mañana inició una protesta con cierre de ruta frente a la base de la FTC Concepción. Grau trató de transmitir tranquilidad a la madre, quien momentos antes inclusive anunció que se crucificará mañana mismo, si no recibe noticias de su hijo en el transcurso del día.

Durante la breve conversación, el uniformado reafirmó que el grupo a su cargo se encuentra realizando todo lo que esté a su alcance para traer tranquilidad a la familia. “Quiero que tengas la seguridad de que lo que podemos, vamos a hacer”, aseveró.

Grau en varios momentos del diálogo trató de apaciguar la ansiedad de la familia garantizando que “estamos con ustedes”.

A su vez, doña Obdulia le aclaró a Grau que “esto no es en tu contra, venimos acá porque ustedes son las autoridades; ustedes vinieron para dar tranquilidad a la gente. Ustedes tenían que garantizar la seguridad de la ciudadanía. Pero entendemos que las otras autoridades también tienen que preocuparse por nosotros, no son solamente ustedes”.

La familia de Edelio Morínigo, privado de su libertad desde el 5 de julio de 2014, esta mañana cerró un tramo de la ruta V "General Bernardino Caballero" en el kilómetro 78, frente a la FTC. 

“El ministro (del Interior) y el comandante tienen que venir a hablar con nosotros y no van a venir a decirnos en dónde están sus restos. Pero ya hace ocho días que nos dijeron que está muerto y nadie ni siquiera se acercó a hablar con nosotros”, enfatizó la madre de Edelio.

Doña Obdulia emplazó a las autoridades a que, si para mañana no tiene ninguna información nueva sobre dónde se encuentran los restos de su hijo, quien supuestamente está muerto, se crucificará, cansada de no ser escuchada por el Gobierno.

ABC