Llaman a practicar la misericordia en esta época de intolerancia

“En este tiempo difícil que nos está tocando vivir, en este tiempo que nos tiene verdaderamente en incertidumbre, en el que no podemos pensar ni reflexionar bien, se vive con mucha intolerancia y mucha indiferencia”, reflexionó ayer monseñor Ricardo Valenzuela, obispo de Caacupé, en el marco de la Fiesta de la Divina Misericordia, que se celebra en el segundo Domingo de Pascuas.

 “Está tan vigente hoy su mensaje porque lo que más necesitamos en este tiempo es de la misericordia, porque nosotros no somos capaces muchas veces de vivir la misericordia: no tenemos compasión, no tenemos piedad ante tanta violencia. Comenzando en nuestro propio hogar, en el maltrato a la pareja y también de parte de los padres a los hijos”, indicó.

En clave metafórica dijo que la violencia “cae como una especie de sombra de desgracia a todas esas personas y la sociedad”. Y la devoción a Jesús Misericordioso “enseña y recuerda que nosotros también tenemos que ser misericordiosos”.

Así como en la Capital Espiritual del país, en varias parroquias de todas las diócesis de la Iglesia Católica se celebró ayer la devoción a Jesús Misericordioso. Esta veneración cristiana se inició en 1930 por medio de María Faustina Kowalska, la monja polaca que hace 18 años fue canonizada. El mensaje que rescató de las sagradas escrituras es que Dios es misericordioso y perdona, y sus seguidores deben imitar este legado y perdonar.