Concejal murió por mandar "echar" una carga de marihuana que había vendido

El sicario Carlos Armoa Escobar, asesino confeso del concejal de Capitán Bado Cristóbal Machado Vera, reveló que el político murió supuestamente porque vendió una carga de marihuana que después hizo “echar” por la Senad. La “mejicaneada” le costó la vida..

El pistolero, quien fue capturado a últimas horas de esta tarde en la referida ciudad del departamento de Amambay, contó además que por matar al edil colorado cobró 10.000 reales, el equivalente a 16.000.000 de guaraníes.

Según los datos, el matón fue contratado por otro conocido criminal fronterizo, Marcio Sánchez, alias Aguacate, quien a su vez habría cobrado 50.000 reales por aceptar el “trabajo”, de parte de un marihuanero brasileño cuya identidad también ya se maneja.

El fugitivo Aguacate es un jefe de sicarios que trabaja usualmente para el capo narco Eugenio Suárez Valiente, alias Mai Suárez, quien por su lado es uno de los mayores “exportadores” de marihuana desde Capitán Bado al Brasil.

 De acuerdo con el testimonio preliminar del sicario detenido, el concejal Cristóbal Machado, a instancias de otro traficante, identificado como Ronald Báez, vendió una carga de marihuana a un brasileño que debía recibir la droga en Pedro Juan Caballero.

Sin embargo, la mercancía fue incautada por la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) antes de que el comprador brasileño la recibiera, siempre según la versión del matón Carlos Armoa Escobar.

Aparentemente, el comprador brasileño descubrió que el propio concejal mandó echar la carga por la cual había cobrado previamente, por lo que pasó a ser un objetivo.

Entonces, hasta donde se sabe, el brasileño que pagó por la marihuana incautada entregó otros 50.000 reales a Marcio “Aguacate” para que este eliminara al político. El jefe de sicarios, a su vez, subcontrató al gatillero Carlos Armoa Escobar, quien fue el que finalmente ayudó a esclarecer el sonado asesinato que se produjo el viernes último.