"Ya no sabemos qué esperar"

La familia de don Félix Urbieta, quien permanece secuestrado por el EPP, también acompaña en su dolor a la familia de Abraham Fehr, cuyos restos están siendo velados en la Colonia Manitoba. “Ya no sabemos qué esperar”, expresan.

Las familias de los secuestrados por el EPP se volvieron una sola en medio del profundo dolor que deja el hallazgo de los restos de Abraham Ferh. Doña Hermelinda de Urbieta también llegó hasta la Colonia Manitoba este sábado, acompañada de sus hijas, Liliana y Norma, y su yerno, Julio Silva; todos decidieron ir a apoyar a la familia de Fehr en este difícil momento, según el reporte del corresponsal Omar Acosta.

“Estamos muy mal y después de esto ya no sabemos qué podemos esperar”, expresó Liliana, luego de salir del galpón donde está siendo velado don Abraham. La hija de Urbieta recalcó que han pedido incansablemente a los miembros del grupo criminal que se comuniquen con su familia para tener noticias de su padre y poder negociar la liberación.

El velorio se desarrolla en la casa de la familia Fehr, en la Colonia Manitoba del distrito de Tacuatí, departamento de San Pedro, adonde ya han llegado cientos de colonos de distintas localidades. También la familia de Edelio Morínigo acudió al lugar y, con profundo dolor, expresó sus condolencias.

Según los datos que se manejan, el sepelio será mañana al mediodía y para el martes anuncian la lectura de un manifiesto.

ABC