tel (0336) 272-537 / (0336) 270-770 cel (0972) 570-000 / (0981) 126-996 sms (0973) 204-996 wasa (0981) 138-527 face Facebook twitter Twitter online Online

Evitar que festejos riesgosos empañen celebraciones de Año Nuevo
Fecha: 2017-12-30 visita 1034
Tan arraigada se halla la nociva costumbre de festejar algún acontecimiento lanzando petardos que las campañas de concienciación y prevención que se lanzan en estas celebraciones no muestran resultados apreciables. Un hábito aún más repudiable es el de efectuar disparos al aire como muestra de alborozo, lo que ya de por sí implica cometer el delito de producción de riesgos comunes, penado con cinco años de cárcel. No hay ningún derecho a manifestar júbilo apeligrando la integridad física de los demás ni a trasladar a los contribuyentes los costos de las operaciones quirúrgicas. Ojalá que recibamos el Año Nuevo sin heridos ni víctimas mortales que lamentar, incluyendo a las que pueden resultar de un accidente de tránsito generado por el alcohol consumido por los conductores de vehículos.
notas

Desde la víspera de la Navidad, han sido atendidos en el Hospital de Trauma ocho lesionados por el uso de petardos, entre ellos cinco niños, uno de los cuales –de tres años– sufrió una amputación traumática y heridas desgarrantes en tres dedos. En el mismo lapso de 2016, los afectados por detonar bombas de estruendo fueron siete, de lo que se desprende la poca eficacia de la campaña lanzada el 18 de diciembre último por el Ministerio de Salud Pública para advertir la peligrosidad de los “juegos” pirotécnicos.

Tan arraigada se halla esa nociva costumbre de festejar algún acontecimiento lanzando petardos, que una iniciativa como esa, de tan escasos días de duración, no puede tener ningún resultado apreciable. Las campañas de prevención deberían extenderse durante todo el año, porque se recurre a las bombas de estruendo también para protestar. O sea que el ruido provocado puede ser una expresión –muchas veces nocturna– tanto de alegría como de enojo, incluso en las cercanías de un hospital.

De nada sirve que la Ley N° 1100/97, de prevención de la polución sonora, prohíba en todo el país “causar ruidos y sonidos molestos, así como vibraciones, cuando por razón de horario, lugar o intensidad afecten la tranquilidad, el reposo y los bienes materiales de la población”. Esta ley es letra muerta, al igual que la ordenanza asuncena al respecto, porque la gente ignora sus derechos, en particular el de “presentar denuncia ante cualquier autoridad municipal o policial en su caso, la que está obligada a intervenir y disponer la prohibición o la reducción de los ruidos molestos”.

Las heridas e incluso la muerte que puede causar la pirotecnia son más graves que la diaria polución sonora y acontecen, sobre todo, en las fiestas de fin de año. Mucha gente aún no sabe que, como señaló el Ministerio al iniciar su última campaña, “las bombitas, por más pequeñas e inofensivas que parezcan, pueden producir amputaciones de dedos, manos, quemadura facial y lesiones a nivel del ojo, que pueden llegar a ser irreversibles. Incluso trauma acústico, que puede llevar a una sordera permanente”. Cuando las víctimas de su empleo son niños, la culpa debe atribuirse a la enorme irresponsabilidad de sus padres; cuando son adultos, a su evidente imprudencia o necedad, como si no hubiera modos mucho menos riesgosos de celebrar el Año Nuevo. Las pérdidas de dedos o de manos provocadas por los petardos afectarán el resto de sus vidas, reduciendo sus capacidades para la escritura y el trabajo. Más aún, verán cada día las secuelas de una práctica funesta, de la que seguramente se arrepentirán. Como cuesta aprender de los errores ajenos, los insensatos prosiguen sus detonaciones hasta que experimentan sus consecuencias. Por lo demás, las bombas de estruendo no solo pueden herir a quienes las emplean, sino también a quienes se hallan cerca, razón por la cual la Asociación Paraguaya de Fútbol las vedó en los estadios.

No hay ningún derecho a manifestar júbilo apeligrando la integridad física de los demás, ni a trasladar a los contribuyentes los costos de las operaciones quirúrgicas. Según el director del Hospital de Trauma, Aníbal Filártiga, el tratamiento de una lesión, aunque sea mínima, cuesta diez millones de guaraníes; cada una de las cirugías de reconstrucción de las manos de dos pacientes hoy internados costará al erario público más de cien millones de guaraníes. Es decir, todos asumiremos los costos financieros de la imprudencia, la irresponsabilidad o la idiotez.

El próximo año se repetirá esta triste historia, si de una vez por todas no se toma conciencia del grave riesgo que supone la pirotecnia, incluso su mero almacenamiento. El Mercado N° 4 de Asunción es una bomba de tiempo, donde se venden petardos, pese a que la Municipalidad dispuso para tal efecto una plaza aledaña. Se los halló incluso en el Mercado de Abasto, tras el reciente incendio. Es preciso reforzar los controles para que nunca ocurra una tragedia como la que hace un año causó 32 muertos y otros tantos desaparecidos, aparte de 72 heridos, en un mercado mexicano de pirotecnia.

Un hábito aún más repudiable es el de efectuar disparos al aire como muestra de alborozo, lo que ya de por sí implica cometer el delito de producción de riesgos comunes, penado con cinco años de cárcel. En la Nochebuena de 2012, una niña fue muerta en Asunción por una bala perdida; también aquí, el 1 de enero de este año, un joven fue filmado disparando al aire “en memoria de su abuelo”. Esa “diversión” delictiva debe ser combatida, no solo por las fuerzas del orden público, sino también por la sociedad toda, en defensa de la vida.

El dolor también alcanza a los familiares y amigos de quienes sufren los efectos de una celebración irracional. Es posible evitarlo, empleando el sentido común para prevenir el duelo, en una noche de fin de año que debería servir para pasar buenos momentos con seres queridos. En suma, no vale la pena perder una mano, o hasta la vida, a causa de unos festejos muy peligrosos.

Ojalá que recibamos el Año Nuevo sin heridos ni víctimas mortales que lamentar, incluyendo a las que pueden resultar de un accidente de tránsito generado por el alcohol consumido por conductores de vehículos.


Comentarios
en destaque
notas
Fecha: 2018-06-19 vista 2  
El artista paraguayo Efrén Echeverría murió en la madrugada de este martes, según confirmó su esposa. Sus restos serán velados en Luque. ...
notas
Fecha: 2018-06-19 vista 5  
Para evaluar los casos de pacientes con chikungunya en Pedro Juan Caballero que presentan dolores articulares después de los 10 días de la fase aguda de la enfermedad, médicos del ...
notas
Fecha: 2018-06-19 vista 15  
En las negociaciones se pone sobre la mesa la posibilidad de que si el diputado y senador electo Juan Bartolomé Ramírez logra el apoyo para presidir el próximo Senado, convoque a H ...
notas
Fecha: 2018-06-19 vista 6  
La jornada de hoy martes se presenta aun fría en el transcurso de la mañana, con los vientos rotando al sector norte durante la tarde, esta se tornaría más cálida. Para nuestra reg ...
Buscar noticias
Seguinos en Facebook
© Copyright RADIO AMAMBAY 570 AM. Derechos Reservados: Prohibida su reproducción sin previa autorización.
Creado por HOSTIPAR