El General le bajó de la nube a Olimpia

General Díaz dio cuenta de un inoperante Olimpia y lo derrotó 1-0. El triunfo le da vida a los aviadores, que siguen esperanzados en pelear por el título del segundo semestre del año.

Nadie esperaba que el juvenil Matías Espinoza deje en visto a los defensores decanos para sacudir el arco de librado Azcona y capitalizar el triunfazo.

Olimpia había hecho todo lo posible dentro de sus limitaciones, pero nunca nada fue suficiente. Avanzar era relativamente fácil, pero ahí frente al arco, a la hora de definir, el no saber cómo era la temática.

General Díaz fue ordenado en la marca. Esperó lo necesario y cuando decidió ir en busca del objetivo lo cumplió de un zarpazo y dejó una sangrante marca al rival.

La derrota no es que lo deja fuera del campeonato, pero viene a embarrar el camino en demasía. Además contrasta lo que fue el gran triunfo ante el Ciclón, logrado de forma impecable con esta derrota que deja dudas del verdadero potencial que tiene.

Es que haber ganado al tradicional rival les reforzó el coraje y la estima, porque venían de un aplazo anterior, que perder hoy es un verdadero retroceso que otorga ventajas a un rival que no luce, pero que cuando saca beneficios es en base a su laboriosidad de hormiga. Nunca saca la vista del frente y si tiene espacios no pondera.

Se frena el decano. En teoría debía ser accesible ganar porque se suponía que Aldo Bobadilla sabría cómo usar las debilidades de sus ex dirigidos a su favor, pero la caída deja una vez más reflejada la falta de ensamble y que si se gana es más por temperamento que por fútbol.