Hoy recordamos el Día del Periodista Paraguayo

26 Apr 2020 / Variedades
Hoy es el Día del Periodista Paraguayo, conmemorando la salida a la calle del primer periódico nacional: El Paraguayo Independiente, el 26 de abril de 1845, durante el gobierno de Carlos Antonio López.

La decisión de publicar un medio que reflejara el acontecer cotidiano de los paraguayos y también las cuestiones importantes y trascendentes, destacando siempre la independencia del joven país ante el acecho constante de las potencias cercanas y el valor de comunicarlo ampliamente, es un mérito más del visionario Carlos Antonio López.

Él se esforzó en aquel momento de la historia por lograr que el país genere progreso económico y se institucionalice, sin olvidar que la cultura en todas sus expresiones era importantísima a la hora de destacar la identidad nacional y preparar el camino al futuro con el concurso de lo mejor de la intelectualidad nacional y muchos profesionales destacados del exterior que fueron invitados a formar parte del nacimiento de un país distinto y abierto.

El propio presidente López emite un mensaje en 1849 señalando que "el gobierno mandó a redactar El Paraguayo Independiente para rebatir las pretensiones exorbitantes del gobernador de Buenos Aires (Juan Manuel de Rosas) contra la nacionalidad paraguaya". Los números impresos del periódico fueron ciento dieciocho y su presencia culminó el 18 de setiembre de 1852, coincidiendo con el año de la Batalla de Caseros en la que el "gobernador de Buenos Aires con pretensiones exorbitantes contra Paraguay", según Carlos A. López, Juan Manuel de Rosas, fuera derrotado por el caudillo entrerriano Justo José de Urquiza, un nombre y un hombre que más adelante tuvo mucho que ver con la historia del Paraguay.

Desde entonces, la prensa nacional ha tenido sus días de gloria y sus grandes momentos, acompañando de cerca la historia del Paraguay, comprometida con luchas y batallas, reflejando sus tragedias y también sus momentos felices.

Un día como hoy, hace 30 años, en Pedro Juan Caballero caía Santiago Leguizamón hecho que marcó la recordación trágica de su desaparición en esta fecha.

Desde entonces, ese día nunca más fue igual para el periodismo paraguayo, que no se limita a festejar, sino que sigue avanzando en la búsqueda de la verdad, sin olvidar el sacrificio de él y de muchos otros que hasta hoy trabajan en zonas donde la impunidad y el crimen organizado manejan los destinos de tantos.

El ingenio, la capacidad para la crítica, el humor ácido y la inteligencia de muchos paraguayos han resonado –y lo siguen haciendo– en cada expresión de ese ancho espacio al que hoy llamamos prensa nacional, involucrando a los medios gráficos, radiales y la televisión. Pero también debemos incluir en esa lista a otras maneras de comunicar que están cada vez más cerca de la vida diaria de todos.

Las cosas han cambiado y evolucionado mucho en la tarea periodística, desde aquellos albores del trabajo casi artesanal y con permanente olor a tinta. La computadora llegó con su aporte extraordinario, así como el internet y toda la artillería de recursos con los que nadie soñó jamás en tiempos del anotador y el lápiz o de las máquinas pesadas y las "cuartillas".

Hoy, todo eso es parte de la vida de los periodistas y con el apoyo de la tecnología se llega a sitios y espacios antes impensados.

Sin embargo, la pasión y la entrega sincera a la búsqueda de la verdad, las razones y causas de los hechos siguen siendo los motores vitales, la sustancia que da sentido a la tarea de quienes han abrazado este oficio con verdadera vocación de servicio y compromiso con la sociedad de la que somos parte.

Felicidades a todas y todos los periodistas de Pedro Juan Caballero y del Amambay.